Centro de Kayak de Mar en Chiloé

 
 

En el corazón cultural de Chiloé, frente a la Isla de Quinchao, a orillas del apacible Canal de Dalcahue y a 3 km. del puerto que lleva el mismo nombre, ubicamos nuestro Centro Turístico de Kayak de Mar. La combinación de aguas protegidas con abundante avifauna, la excepcional belleza del entorno y los elementos culturales auténticos de Chiloé nos motivaron a construir este centro como base y punto de partida a la gran gama de actividades que por medio de estas singulares embarcaciones podemos realizar. Asimismo esta forma de turismo es en este momento lo más novedoso que se puede experimentar en Chile, sin tener experiencia previa. A través de nuestros guías quienes responsablemente nos introducen a las técnicas básicas del kayak de mar podrán apreciar la gran estabilidad y maniobrabilidad  de estas ágiles embarcaciones. Avanzando sigilosamente por estos bellos rincones donde la magia y las antiguas costumbres se entremezclan, vivenciaremos una forma distinta de viajar y de percibir el entorno.

Nuestro centro conserva fielmente la arquitectura de Chiloé (con tejuelas de madera). Está construido en palafitos sobre el mar contando con un completo y confortable espacio para brindar alimentación y alojamiento básico (loft) en su segundo piso. El primer piso está habilitado para guardar nuestros kayaks y equipos en general, de aquí se extiende un sistema de terrazas y muelle en distintos niveles para las instrucciones que se imparten a los clientes y agilizar el flujo de las embarcaciones. También existe un lugar diseñado para compartir asados y los tradicionales curantos en hoyo.

La cercanía a importantes núcleos culturales, tales como Dalcahue y su famoso mercado, la villa de Curaco de Vélez en la Isla de Quinchao o la Iglesia de San Javier con su cementerio a orillas del mar, nos proponen una inmersión a esta rica cultura de bordemar, apreciándola desde el mismo punto de vista de los antiguos pobladores indígenas, Chonos y Veliches, que con sus “Dalcas” (canoas) recorrían este archipiélago.

Lo invitamos a nuestro lugar en Chiloé, a nuestro mundo de alma propia. Bordemar de tradiciones, madera y reflejos que cobija gente pura y arraigada, sugiriéndonos senderos de agua.